De Acá para Allá
Blog de viajes y aventuras por el mundo.

Varanasi, ciudad de vida y muerte.

Te contamos nuestra experiencia en Varanasi, la ciudad sagrada a orillas del Ganges que no te dejará indiferente.

¡Hola amiguitus! Hoy vamos a hablaros de nuestra experiencia en Varanasi, una de las “ciudades top” del turismo en India. Esta ciudad, también conocida como Benarés, es famosa por su espiritualidad en torno al río Ganges.

Debido justo a que Varanasi está en boca de todos los turistas, nosotros no teníamos muchas expectativas y pensábamos que con dos días allí tendríamos más que suficiente.

¡Error! ¡Estábamos equivocados! Varanasi fue una grata sorpresa y los 5 días que finalmente pasamos allí se nos quedaron cortos.

Varanasi es una ciudad que, seguro, no te va a dejar indiferente.

¿Cómo llegar a Varanasi?

Pero empecemos por el principio, que nos estamos embalando.

Nosotros llegamos a Varanasi tras muchas horas de aeropuerto, pues veníamos de Madurai (al sur de India) con una escala de 17 horas en Bangalore. Nuestra idea inicial jamás fue llegar en avión, pero nos pilló la víspera de la celebración del Diwali y fue totalmente imposible conseguir llegar en tren.

Os dejamos el buscador de Skyscanner por si tenéis que llegar por aire como nosotros podáis comprar las mejores ofertas:

 

Es posible, por tanto, si conseguís comprar billetes (que ya sabemos que eso de coger los tickets de tren en India puede ser algo complicado), llegar en tren. Otra opción es el autobús (pero para nosotros esta no valía pues teníamos que cruzarnos todo el país).

Os recomendamos la página de 12Go Asia para comprar por adelantado los transportes, ya que nos ha funcionado siempre muy bien en Asia.

Powered by 12Go Asia system

 

Nada más llegar al aeropuerto, un enorme grupo de taxistas se arremolinaron a nuestro alrededor medio peleándose entre ellos por quedarse con “el premio”. Después de intentar coger un autobús a la ciudad, sin éxito, tuvimos que volver con ellos y regatear un precio decente.

Acabamos pagando la mitad del precio inicial (400 INR) y compartiendo el taxi con una de las guardas de seguridad del aeropuerto (que pagó con diferencia muchísimo menos, así que nuestro regateo no debió ser del todo eficiente).

Para mejorar la situación, debido al Diwali, habían cortado todo el centro a la circulación de vehículos por lo que el taxi (nos acercó todo lo posible) nos dejó a casi 3km del hostel. Seguimos el camino a pata, con los mochilotes, y entre una gran multitud de peregrinos hinduistas que hacía cola para entrar en los templos.

Cuando llegamos a la zona vieja, la cosa se puso graciosa (si es que podía serlo más), porque tampoco nos dejaban acceder por algunos callejones andando. Nosotros no sabíamos llegar al hostel y el GPS nos mandaba todo el rato por estos callejones cortados, por lo que dimos vueltas como pollos sin cabeza.

¿Dónde dormir?

Para los amiguitus con presupuesto reducido como el nuestro, recomendamos el Hostel donde nos quedamos nosotros. El Hostel Shanti Guest House tiene habitaciones baratas (por un poco más con vistas al Ganges), un Roof Top que nos dijeron que era el más alto de Varanasi (y si no lo es, está cerca de ello) y un menú a precios muy aceptables. Si buscáis otro tipo de alojamiento o en otra localización, Varanasi tiene una oferta muy amplia:



Booking.com

Esta situado en la zona vieja, a pocos metros del ghat Manikarnika, el principal ghat crematorio como os contamos más adelante.

A pocos minutos andando además está el bar Blue Lassi donde podéis probar por unas 100 INR estos batidos de frutas típicos de varias ciudades de la India.

El Blue Lassi, con su inconfundible fachada azul.
El Blue Lassi, con su inconfundible fachada azul.

Los ghats a orillas del Ganges

El principal atractivo turístico de Varanasi es pasear a lo largo de sus alrededor de 80 ghats, situados a lo largo de la orilla oeste del Ganges, o río Madre.

Los ghats son el principal atractivo de la ciudad. Pasear por ellos es una de las cosas que más nos gustaron.

Esta ciudad es una de las 7 “holy cities” contempladas en el hinduismo, y oleadas de peregrinos llegan hasta aquí para bañarse en el río Madre, limpiando así todos sus pecados, o para quemar a sus difuntos.

Como ya habréis leído en mil sitios, en Varanasi convergen la vida y la muerte, y la enorme espiritualidad que emana de ambos mundos no deja indiferente a ningún viajero.

Casi todas las actividades importantes de la ciudad se desarrollan como hemos dicho en los ghats, a orillas del Ganges. Recomendamos por tanto pasear a cualquier hora del día por todos ellos, y no solo visitar los tres o cuatro más famosos. Es fácil recorrer toda la orilla oeste atravesando todos los ghats.

Por ejemplo, uno de nuestros ghats preferidos era Panchganga (al norte), pues en su zona superior se encuentra la mezquita Alamgir y las vistas son impresionantes.

El ghat de Panchganga, con la mezquita a la izquierda, es un lugar muy tranquilo.
El ghat de Panchganga, con la mezquita a la izquierda, es un lugar muy tranquilo.
Para nosotros este ghat fue uno de los que más nos gustaron
Para nosotros este ghat fue uno de los que más nos gustaron.

Otro ghat poco conocido e interesante se encuentra ligeramente al sur de Manikarnika. Se trata de Meer ghat, y allí podréis visitar (por 20INR) una templo nepalí.

Por último, yendo hacia los ghats del sur, os encontraréis con kedar ghat, donde hay un pozo de escaleras muy colorido y un poco más al sur con varios templos jainistas.

Kedar Ghat tiene un pozo escalonado que lo hace diferente al resto de ghats
Kedar Ghat tiene un pozo escalonado que lo hace diferente al resto de ghats.

El día a día en los ghats: las pujas

A cualquier hora del día hay actividad en los ghats, pero esta encuentra su pico de intensidad durante el amanecer y al atardecer.

¡No podéis iros de Varanasi sin ver una puja!

Varanasi no es solo una ciudad de gran reclamo para los turistas internacionales, sino que acoge a cientos de peregrinos hinduistas.

Al amanecer, estos peregrinos se bañan en el Ganges y llevan a cabo ofrendas y diferentes rituales. Un paseo por lo ghats a estas horas os premitirá comprobar la enorme espiritualidad que desprende la ciudad.

El punto fuerte que nadie quiere perderse cuando va a Varanasi son las pujas del atardecer. Nosotros habíamos visto ya pujas (ceremonias hinduistas) cuando estuvimos en el Asrham, pero no perdimos la oportunidad de vivir esta experiencia ninguna de las tardes que pasamos en la ciudad.

Las pujas comienzan al atardecer y tienen una duración variable, de entre una y dos horas. En ellas hay música, cantos y fuego. Para los no hinduistas es todo un espectáculo que hace de este momento algo mágico, y que supone una de las experiencias más especiales que ofrece la ciudad.

Casi todo el mundo recomienda disfrutar de las pujas en el ghat de más al Sur (Assi ghat), o en Dasaswamedth ghat. Nosotros, a pesar de que también disfrutamos de la puja en este ghat, teníamos otro lugar preferido para esta ceremonia del atardecer.

La puja en Dasaswamedth ghat, llena a rebosar.
La puja en Dasaswamedth ghat, llena a rebosar.

Justo al sur de Dasaswamedth, se encuentra Munshi ghat. Las pujas que aquí se llevan a cabo son muy similares a las que desarrollan en el ghat vecino, pero nos pareció un lugar más tranquilo y fotogénico.

Las Pujas son un evento multitudinario, pero no por ello exentas de solemnidad.
Las Pujas son un evento multitudinario, pero no por ello exentas de solemnidad.
En las Pujas se usan diferentes elementos para los rituales.
En las Pujas se usan diferentes elementos para los rituales.
Las pujas pueden llegar a durar más de dos horas.
Las pujas pueden llegar a durar más de dos horas.
Es un gran honor ser el oficiador de la Puja.
Es un gran honor ser el oficiador de la Puja.
Las pujas son llevadas a cabo por 7 personas, siendo la del centro el encargado de oficiarla.
Las pujas son llevadas a cabo varias personas, siendo la del centro el encargado de oficiarla.

Ghats Crematorios

¿Pero que es eso de que en Varanasi se dan la mano la vida y la muerte? Según la cultura hinduista, los que mueren en Varanasi expiran sus pecados y pasan así limpios al “más allá”. Para purificarse completamente, los cuerpos deben ser quemados antes de ser entregados al río.

Los crematorios son lugares que impresionan bastante y suponen un choque cultural considerable.

Crematorio de Manikarnika desde lo lejos.
Crematorio de Manikarnika desde lo lejos.

Hay alguna excepción para estas ceremonias de cremación. Por lo que nos explicaron, algunos seres ya son puros y sus cuerpos pueden entregarse al río directamente.

Si lo que nos contaron era correcto, esto es aplicable para los niños, las embarazadas, los leprosos, los mordidos por una cobra y los sardus.

Para el resto de mortales se lleva a cabo una cremación. Hay dos ghats crematorios en Varanasi. Al sur se encuentra el más pequeño, Harischandra. El más grande e imponente se encuentra al norte: Manikarnika. En este ghat hay cremaciones constantes a lo largo de todo el día.

El crematorio de Manikarnika desde el bote. Los fuegos son piras funerarias.
El crematorio de Manikarnika desde el bote. Los fuegos son piras funerarias.

Nosotros nos alojábamos justo al lado de Manikarnika por lo que pudimos ver muy de cerca y en numerosas ocasionas las ceremonias. En primer lugar hay que recalcar que para los hinduistas la muerte no es algo triste como lo es para nosotros (aunque no hay que ser tan frío, claro que sufren la muerte de sus familiares).

Por su religión, la muerte es el paso a otro estado, y es frecuente ver comitivas familiares que llevan al difunto por las calles del barrio viejo hasta el crematorio, con música y cánticos.

Una vez que llegan a orillas del río, la familia lava al difunto en las aguas del Ganges (nos contaron que según quién es el difunto este proceso deben llevarlo a cabo determinado familiares). Antes de quemar el cuerpo, se le retiran las joyas y ropajes que lo cubren. La cremación se lleva a cabo con el cuerpo cubierto con una tela blanca (aunque en algunas ocasiones destapaban el rostro, no sabemos muy bien por qué).

La cremación va asociada a determinados rituales. Nos explicaron que el fuego se enciende con la llama de Shiva que lleva encendida 5000 años, y se deja durante dos horas. Transcurrido este tiempo y tras una pequeña ceremonia final, los restos del cuerpo se depositan en el río y los familiares se marchan para pasar el duelo en sus casas.

Varias personas nos insistieron en que tras la cremación, en las mujeres persiste la cadera y en el hombre la caja torácica. Desconocemos cuanto de cierto hay en esta afirmación y si se debe a una creencia o, quizás, a una manera diferente de colocar los cuerpos para el caso de cada sexo.

Manikarnica desde la otra orilla del rio (casi)
Manikarnica desde la otra orilla del rio (casi)

Algunos locales nos contaron además que las mujeres no acuden a las ceremonias pues tienden a llorar (aunque vimos hombres llorando, pero los hinduistas como todas las religiones son así de machistas). No sabemos si realmente tienen prohibido acudir, pero si nos dimos cuenta de que solo había hombres (familiares) en los crematorios.

Otra cosa que nos contaron a cerca de las mujeres, es que antiguamente cuando moría el marido, eran quemadas con él, y que ahora arrojar a la mujer al fuego está penado con cárcel. De nuevo desconocemos la fiabilidad de la afirmación, aunque no nos extrañaría demasiado que así fuera. ¿Quizás por este motivo las mujeres tampoco se acercan mucho por allí?

A pesar de lo diferente que podemos interpretar la muerte en diferentes culturas, lo bueno de viajar es poder apreciar como piensan otras personas, y darnos cuenta de que no todo se concibe como lo hacemos nosotros (en este caso, el mundo occidental).

Presenciar las cremaciones puede ser una experiencia sobrecogedora, incluso desagradable según para qué personas. En nuestro casó nos asombró, y nos conmovió, pero sobre todo nos sumió en un estado reflexivo.

Recomendamos visitar los ghats crematorios aunque solo sea una vez, para poder apreciar e intentar entender otra cultura tan diferente a la nuestra. Viajar nos hace aprender muchas cosas nuevas, y esta es una de ellas.

Precauciones en los ghats crematorios y otros ghats

Ojo con hacer fotos en los crematorios, no os olvidéis de que es algo ritual.

Aunque recomendamos sin duda visitar los ghats, hay que tener en cuenta una serie de precauciones para ello.

En primer lugar, y como dicta el sentido común, es un lugar donde la gente va a incinerar a sus difuntos recientes, por lo que se debe mostrar todo el respeto posible. Somos meros observadores (los hinduistas interpretan la ceremonia como pública, no es una falta de respeto asistir).

En segundo lugar, no esta permitido hacer fotos. Recomendamos además no llevar la cámara colgando del cuello (aunque no penséis hacer ni una foto), para no molestar a los familiares y ahorraros advertencias cada cinco minutos.

Por último, pero muy importante, ¡mucho ojo con los “supuestos monjes” que se os aproximaran! Casi con seguridad, algún espontáneo se acercará a vosotros con la cantinela de que es un hombre religioso, que trabaja allí, o similares. No dudamos que en alguna ocasión sea cierto, pero en la gran mayoría no lo es.

Estos “supuestos religiosos” os contaran cosas de las cremaciones y os pedirán dinero por ello porque os han hecho de guía aunque vosotros no lo hayáis solicitado.

A nosotros nos intentaron hacer otro truco más imaginativo. Uno de estos “religiosos”, nos dijo que trabajaba allí y que pagaba a los pobres la ceremonia, pues ellos no se lo podían permitir. Nos contó que cada kilo de madera costaba 700INR y se necesitaban más de 100kg para quemar un cuerpo, y que por tanto le diéramos dinero para pagar la madera de las cremaciones de los pobres.

Nosotros echamos cuentas y pensamos “¿70000 INR en madera una cremación? ¡Si esto fuera cierto, aquí no se quemaba a nadie!” (para India eso es una burrada de dinero). Por suerte no caímos en la jugada. Más tarde descubrimos que el kilo de madera cuesta 70 INR y no 700.

Aprovechamos para dar un apunte. En Varanasi es típico hacer fotos a sardus, pagando por ello. Nos contaron los locales que un Sardu (para que nos situemos, los que van vestidos de naranja), se dedica su vida entera a la meditación y religión, y vive en un ashram por lo que no necesita dinero.

Por lo que nos dijeron, si un “sardu” te pide dinero, es que es un impostor que solo se coloca en las zonas de turistas “disfrazado”. De hecho, casi todos los “fake sardus” que vimos, se esforzaban enormemente por atraer turistas que les hicieran fotos y cobrar dinero por ello.

Hay un montón de Sardus falsos por la ciudad, no les deis dinero sino queréis fomentar este tipo de actividades.

Falso Sardu mientras le hacen fotos, luego acabó discutiendo con el hombre por cuánto dinero tenía que darle
Falso Sardu mientras le hacen fotos, luego acabó discutiendo con el hombre por cuánto dinero tenía que pagarle.
Un fake sardu. La verdad es que dan mucho el pego.
Un fake sardu. La verdad es que dan mucho el pego.

A la gente local este comportamiento no le sienta demasiado bien, pues respetan enormemente a los sardus reales, y esto es un modo de aprovecharse de su religión para timar a los turistas. Por tanto, recomendamos no incentivar esta actitud pagando por hacerles fotos.

Creemos que solo en una ocasión vimos a un sardu de verdad, que en ningún momento pidió fotos ni dinero a nadie, y, sin embargo, los locales le llevaban ofrendas el día del Diwali.

Paseo en bote al amanecer o al atardecer

Aunque al principio nos pareció una turistada, estamos muy contentos de haber dado un paseo en bote por Varanasi.

El paseo en bote al amancer, pese a ser un turisitada, para nosotros fue una experiencia muy enriquecedora.

Sanjay, nuestro barquero, además de remar nos contaba un montón de cosas interesantes.
Sanjay, nuestro barquero, además de remar nos contaba un montón de cosas interesantes.

Esta actividad es una de las atracciones más solicitadas por los viajeros en la ciudad. Se puede contratar un pequeño bote, en nuestro caso por 400INR la hora.

La pregunta que a nosotros nos tuvo un par de días entretenidos fue, ¿paseo al amanecer o al atardecer? Si tenéis tiempo, dinero y ganas, ¿por qué no en las dos ocasiones?. En el caso de tener que elegir, nosotros decidimos al amanecer.

Al amanecer los indios van al río a lavar ropa, darse un baño....
Al amanecer los indios van al río a lavar ropa, darse un baño….
Uno de los Ghats desde el río, por las mañanas es un hervidero de actividad
Uno de los Ghats desde el río, por las mañanas es un hervidero de actividad

El amanecer nos permitió ver actividades en el río que no habíamos disfrutado aún (somo así de vagos, por la tarde íbamos a todo pero lo de madrugar no fue lo nuestro). Además el sol proyecta una luz inigualable que permite disfrutar de la ciudad desde otra perspectiva, gracias a la lejanía que se gana con el bote.

El otro punto de vista que se te ofrece desde el río es muy interesante.
El otro punto de vista que se te ofrece desde el río es muy interesante.

Sin embargo, el atardecer tiene otras ventajas, como que se puede acabar viendo alguna de las pujas directamente desde el río (aunque esto también puede hacerse pagando un asiento en los botes que se ponen enfrente de las pujas en los ghats).

El paseo en bote permite aproximarse a la ciudad desde otro punto de vista, así como llegar a la orilla este del río.

El amanecer en los ghats tiene una atmósfera muy particular.
El amanecer en los ghats tiene una atmósfera muy particular.
Desde el bote todo se ve de forma diferente y sin molestar a nadie.
Desde el bote todo se ve de forma diferente y sin molestar a nadie.

Además, si tenéis suerte, es un momento único para charlar con alguien local. Nosotros tuvimos la gran oportunidad de aprender un montón de cosas de mano de nuestro “boat man”. Este, además de contarnos realmente el precio de la madera, lo de los “fake sardus” y un montón de curiosidades de la ciudad, se esforzó en explicarnos lo que es para los hinduistas el río Ganges.

A pesar de que el río está contaminado, no solo por cantidades enormes de basura, desechos humanos e incluso cuerpos, todas las actividades espirituales transcurren allí. Los hinduistas se bañan sin temor en sus aguas, e incluso beben cada día del río.

En la otra orilla del Ganges muchos locales se dan baños y hacen vida social.
En la otra orilla del Ganges muchos locales se dan baños y hacen vida social.
La gente disfruta mucho del río, aunque no os recomendamos meteros en el agua.
La gente disfruta mucho del río, aunque no os recomendamos meteros en el agua.

Nosotros, con nuestra mente occidental, no podemos entender que esto sea así (al menos nosotros dos). Como nuestro “boat man” nos contó, a pesar de que ellos saben que el río es insalubre, lo consideran “su madre” y beben de él pues “una madre jamás haría daño a sus hijos”, y se sienten protegidos.

Nos pareció una explicación preciosa y poética. Aún así, la racionalidad (quizás la deformación profesional de saber lo que son los microorganismos) gana a la religión, y nosotros no meteríamos ni un dedo en el río. Por supuesto os recomendamos que hagáis lo mismo.

Otra cosa que aprendimos durante el paseo en bote, va a sonar a risa, pero no se nos ocurre mejor manera de decirlo: hay servicio de “recogida de muertos”. Aunque para nosotros suene como una broma de los caballeros de la mesa cuadrada, para ellos es un servicio normal, por lo que no queremos que se entienda la frase como una burla.

Nuestro “boat man” nos explicó que todos los días se retiran los cuerpos que quedan varados en la orilla oeste (donde se encuentran los ghats).

Debemos tener en cuenta varias precauciones durante el paseo en bote, y también durante los paseos a pie por los ghats. Como ya hemos dicho, no recomendamos bañarse en el río y mucho menos beber de sus aguas.

La segunda recomendación es que hay que ir preparados para todo lo que nos podamos encontrar. Como hemos explicado, algunos cuerpos no se incineran y se entregan directamente al río. Y además de los cuerpos humanos, no es infrecuente ver cadáveres de animales.

La gente local tiene absolutamente normalizado ver cuerpos en el río, pero para nosotros es algo trágico, a la par que desconcertante y desagradable. La verdad es que no se nos ocurren adjetivos positivos.

A pesar de que no queremos entrar en detalles escabrosos, ni hacer de esta situación algo morboso, no queríamos dejar de nombrar esta realidad. Debemos ser conscientes de la cultura de Varanasi y de que esto nos puede pasar.

Otros templos que visitar

En la zona vieja se encuentra el templo kashi Vishwanath, pero no se permite la entrada a no hinduistas.

Sin embargo, en la zona de la Universidad, se encuentra el templo New kashi Vishwanath, de entrada libre. Nuestro plan era visitar la Universidad, para visitar el templo y porque nos habían contado que la zona está rodeada de un parque y es un remanso de tranquilidad, que siempre se agradece en las caóticas ciudades indias.

Además, Nuria tendría así la oportunidad de visitar el laboratorio y conocer a uno de los investigadores principales, con el cual había tenido contacto laboral en el pasado.

Sin embargo, debido a que estuvimos en Varanasi la semana del Diwali, este contacto se encontraba de vacaciones y finalmente anulamos nuestra visita a la Universidad. ¡Una pena!, a Nuria le encanta charlar con otros investigadores y reencontrarse con sus mosquitas como le paso cuando estuvimos en el Ashram.

Para llegar a la Universidad es recomendamos coger un tuk-tuk compartido desde “Godowlia crossing”, pues sale mucho más barato. Además, puede ser una buena idea ampliar la excursión y visitar el Fuerte de Ramnagar, situado en la orilla opuesta del río.

Por recomendación local, fuimos a Durga temple, conocido como monkey temple, cerca del ghat Assi. Aunque no entramos pues no llegamos en un horario bueno, se permite la entrada a los no hinduistas para las pujas, que son especialmente animadas (por lo que nos contaron).

Por la noche, el templo se refleja en el estanque colindante, que junto con sus fuentes hacen del lugar un espacio muy fotogénico.

Diwali, el año nuevo hindú

El año nuevo hindú es el Diwali, una celebración de varios días.

Tuvimos la suerte de vivir en India el año nuevo hindú, el Diwali. En nuestro caso, este se celebraba el 7 de noviembre (la fecha varía cada año, ¡estad atentos!).

El día del Diwali, las familias limpian sus casas, se entregan regalos, pintan mandalas en las entradas, y se acercan al río a realizar cientos de ofrendas luminosas y decorar los ghats con multitud de velas. Los petardos y fuegos artificiales se encienden por doquier de manera totalmente anárquica, y la gente desprende alegría por cada poro de su piel.

En Kedar ghat, iluminan el pozo con decenas de velas durante el Diwali
En Kedar ghat, iluminan el pozo con decenas de velas durante el Diwali
Nuria con su lámpara, ¡que cara de felicidad!
Nuria con su lámpara, concentrada en hacerla volar.

La atmósfera de esa noche era mágica, y vivimos una experiencia única en la mejor de las ciudades para ello.

Volar una lámpara es muy fácil, aunque algunos indios son un poco impacientes y se le queman intentándolo.

Decidimos celebrar el Diwali en el ghat Assi, el más grande, y muchos locales se encontraban allí disfrutando de la puja y regalando ofrendas al río.

Durante el Diwali, se hacen ofrendas para empezar con buen pié el año nuevo.
Durante el Diwali, se hacen ofrendas para empezar con buen pié el año nuevo.

Nos unimos a la celebración y compramos un par de lámparas de papel. La primera la encendimos con ayuda de niños y adolescentes locales, y la segunda nos atrevimos en solitario. Fue todo un éxito pues las dos volaron sin problemas.

Pitu también consiguió hacer volar su lámpara.
Pitu también consiguió hacer volar su lámpara.

Hay que decir que a pesar de las buenas intenciones de todo el mundo a nuestro alrededor, algunos locales no conseguían volar sus lámparas por impacientes, ya que las tiraban al aire prematuramente y estas se prendían.

Si alguna vez intentáis lanzar estas lámparas de papel ,el secreto es esperar a que se llenen de aire caliente y suban por si solas, y tener cuidado de que el fuego no toque las paredes de papel. ¡Es muy fácil y divertido!

Si os perdéis el Diwali, ¡no todo esta perdido! Aún estáis a tiempo de disfrutar un par de semanas después del Dev Diwali, que se celebra en Varanasi. Nosotros nos los perdimos pues se acababa nuestro Visado y teníamos que pasar a Nepal.

Durante el Diwali miles de petardos y fuegos artificiales inundan la ciudad.
Durante el Diwali miles de petardos y fuegos artificiales inundan la ciudad.
Los fuegos artificiales son tan populares que cualquier sitio es bueno para usarlos.
Los fuegos artificiales son tan populares que cualquier sitio es bueno para usarlos.

Paso a Nepal por tierra desde Varanasi

Tras dos meses recorriendo la India llegaba el momento de continuar el camino y dar el salto al siguiente país: Nepal.

Nosotros planeamos para nuestros últimos días de la India en Varanasi, para poder cruzar la forntera entre estos dos países por tierra.

Si estáis pensando seguir nuestro recorrido, seguro que tenéis muchas dudas como ¿cuánto cuesta cruzar por tierra? o ¿dónde se compran los tickets? Nos os preocupéis, ¡cruzar la frontera de este modo es muy fácil! Muchos viajeros eligen este paso de India a Nepal o viceversa.

Cómo nos ha salido un post un poco largo, os contaremos en el próximo post como cruzar a Nepal por tierra con todo lujo de detalles ¡No os lo perdáis amiguitus!

 


Viaja con seguro de viajes

Si aún no tienes seguro de viaje, ¿a qué estás esperando? El mejor seguro de viajes en nuestra opinión es Mondo TrueTraveller, pero si tienes dudas de por qué aquí te dejamos la comparativa de varios seguros. Tendrás un 5% de descuento por ser nuestro lector. 

Reserva tus vuelos con Skyscanner

Si aún no has reservado tus vuelos puedes hacerlo en Skyscanner.

Reserva tu alojamiento en Booking

Si aún no tienes donde dormir, busca opciones en Booking, es muy fácil de usar.

Compras de última hora en Amazon

Si has leido nuestro post sobre cosas imprescindibles , sobre qué llevamos en la mochila o simplemente necesitas algo de última hora, casi seguro que puedes encontrarlo en Amazon.

Ahorra con tarjetas para viajar al extranjero

Si piensas ir al extranjero no te pierdas nuestra comparativa de tarjetas bancarias. Hazte una de Abanca, Bnext Revolut


 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More