De Acá para Allá
Blog de viajes y aventuras por el mundo.

Presupuesto para India. Te desglosamos los gastos para dos meses en la India.

Te contamos con todo lujo de detalles cuánto nos ha costado vivir dos meses en la India, con consejos para abaratar tu estancia en este precioso país.

¡Hola amiguitus! Después de contaros todas nuestras andaduras por el primer país que hemos recorrido durante nuestra vuelta al mundo, llegamos con el post que seguro os interesa más: nuestro presupuesto para la India.

Porque todo eso de ver tigres, el Taj Mahal, el desierto, la selva, los templos hinduistas o budistas y el Ganges está muy bien; pero todos nos preguntamos a la hora de planificar nuestro nuevo destino “¿cuánto me costaría viajar allí?”.

¡Y eso justo vamos a contaros hoy! Cuánto nos hemos gastado nosotros en nuestro viaje de dos meses por este maravilloso país.

Gastos antes de viajar

Antes de detallar en que se nos han ido a nosotros los dineros, hay que tener en cuenta unos gastos iniciales, a desembolsar antes de viajar:

  •  El vuelo. Cuanto antes lo saquéis, mejor. Ya sabéis que esto siempre va subiendo cuando se acercan las fechas del viaje. Nosotros siempre buscamos los vuelos más baratos a través de Skyscanner. Si tenéis la opción, elegid las fechas de los vuelos más baratos. Otra manera de ahorrar es comprar los vuelos entre semana, por ejemplo un martes (si, los precios varían con respecto a comprarlos el fin de semana), y a ser posible ir en temporada baja (aunque ojo en la India porque temporada baja coincide con el monzón y puede complicar vuestro viaje).

  •  Las vacunas. Nosotros ya estamos a prueba de casi todo porque vamos a pasar por muchos países, pero siempre hay que consultar las vacunas necesarias para nuestro destino. Para el caso de la India será necesaria la vacuna de fiebre amarilla si accedéis desde un país afectado con esta enfermedad.
  • El visado. Para el caso de la India, se puede hacer el Visado por internet (eVisa). Por cierto ¡aquí os contamos cómo hacerlo paso a paso vosotros mismos para no pagar una agencia y ahorrar unas pelillas!

Gastos en vuelos internos

Nosotros tuvimos, por un lado mala suerte, y por otro lado un exceso de ambición a la hora de visitar muchas cosas, que hicieron que finalmente tuviéramos que tomar dos vuelos internos, lo que encarece mucho nuestro presupuesto.

El primer vuelo lo tomamos de Leh a Delhi. Nuestra idea era regresar a Delhi con buses locales, en un recorrido de unos tres días a través de carretera, que además nos habían dicho que era totalmente impresionante.

Sin embargo, nuestro plan se vio truncado debido a que por intensas lluvias, se había desplomado un tramo de la carretera por la que pensábamos volver y estaba cerrada. Además, preguntando a los locales, no había indicios de que fuera reparada rápidamente.

Para la mente occidental esto parece impensable, pero como ya os contamos en el post de Leh, esta carretera tiene tramos que circulan por encima de los 5000m de altitud y las obras de reparación allí no deben ser muy fáciles.

Además, debido a lo imprevisto de la situación que se convirtió en una altísima demanda, los vuelos nos costaron el doble que el precio habitual: 180 euros para los dos (y eso esperando varios días al vuelo más barato).

El segundo vuelo, que también salió carísimo, lo cogimos desde Madurai, al Sur, hasta Varanasi, al Norte. Tuvimos que coger este vuelo debido a que nos pusimos un poco cabezones con bajar a ver el sur de la India, y no contamos con que la vuelta hacia el norte iba a coincidir con el Diwali, el año nuevo hindú.

En vísperas del Diwali, muchos indios cogen vacaciones y los transportes (en concreto, sobre todo el tren que ya de por sí es complicado de coger) se saturan.

Por otro lado, teníamos que volver al Norte en esas fechas ya que se nos acababa el Visado en India y teníamos planeado pasar a Nepal por tierra (que es mucho más barato que por aire).

Intentamos llegar a Varanasi con cualquier combinación de trenes posible. Ya sabéis que hemos estado más de 43h en un tren metidos y no ha sido problema, así que lo de realizar trayectos largos no nos suponía un problema.

Sin embargo, todos los trenes tenían listas de espera infinitas. Ni haciéndolo nosotros mismos, ni con ayuda de una agencia, conseguimos encontrar billetes de tren para realizar este recorrido durante varios días.

Finalmente, muy a regañadientes pues se encarecía mucho nuestro plan, tuvimos que resignarnos y comprar unos tickets de avión, que nos costaron 313 euros.

Por tanto, las ganas de ver muchas cosas, junto con la coincidencia con una gran festividad, hicieron de nuevo imposible nuestra idea original de subir hacia el norte con transporte público y, por tanto, de manera mucho más barata.

Gastos en el Tour Srinagar-Delhi-Agra-Rajasthan-Mumbai-Kerala

Como os contamos en el post de Delhi, aterrizamos en India muy cansados y de madrugada, tras unos “problemillas” de escala en Moscú.

Quizás por cansancio, por la emoción del momento o porque aún estábamos aprendiendo, accedimos en nuestro Hostel a contratar con ellos un Tour por el Norte de India. El precio total del tour para dos personas fue de 900 euros.

El Tour incluía: transporte de Jammu a Srinagar en Jeep, transporte en jeep a Leh. Coche privado para DelhiAgra-Ranthambore-PushkarJaipur. Visita al Parque Nacional de Ranthambore. Tranporte a Jaisalmer y Jodhpur. Tren a Mumbai y tren a Kerala.

Además, teníamos incluidos en el precio los alojamientos con desayuno para 18 días, más las cenas en los días de Srinagar.

Poniendo todo en una balanza, realizar un Tour encarece el precio del viaje sin duda, y podríamos haber estado esas tres semanas en India a mucho menos gasto. Pero, por otra parte, habríamos visto muchas menos cosas, y para todo lo que hicimos no es un precio desmesurado.

“Otros gastos” en transporte (tren y autobús), comida, entradas y alojamiento

En este apartado vamos a hacer un cajón desastre, que engloba:

  • Los gastos de transportes por tierra que hicimos fuera del tour, que fueron por tren, buses locales o algún rikshau.
  • Comidas de dos meses excepto la incluida en el Tour. Este gasto variará enormemente según se coma en establecimientos locales o para turistas.
  • Entradas a sitios turísticos. En cada post os hemos ido detallando los precios de las entradas en el momento de nuestra visita. Podemos destacar que una de las entradas más caras es la del Taj Mahal, y que en Jaipur hay descuentos para estudiantes muy interesantes.
  • Alojamiento fuera del Tour. De nuevo variará mucho según el tipo de alojamiento que a uno le guste. Nosotros hemos estado usando alojamientos a precios muy bajos, incluso compartiendo habitaciones.
  • Caprichos y souvenirs. En este apartado nosotros prácticamente hemos gastado cero euros. No nos van mucho las compras y tampoco queremos ir cargando con mil cosas el resto del viaje.

El total del apartado de gastos variados asciende a 1237 euros para dos personas y dos meses.

Gasto total en India

El gasto total, teniendo en cuenta el Tour, los aviones internos (que inicialmente pretendíamos evitar) y todos los “otros gastos” (que recordemos que incluye comida, alojamiento, etc) es de 2630 euros para dos personas y dos meses.

Por tanto, nos saldría un gasto total por persona y mes de 657.5 euros.

Gastos en India.
Gastos en India.

¿En qué se podría reducir el presupuesto?

La manera más fácil de reducir este presupuesto sería siguiendo estas pautas:

Evitar coger vuelos. El transporte por aire es mucho más rápido, pero mucho más caro que por tierra.

Por eso, cuando se viaja sin prisas, es recomendable moverse en autobuses locales o trenes, aunque tardemos varios días en hacer un trayecto que haríamos en horas. Además de ser mucho más barato, el transporte local ofrece una experiencia única y permite relacionarse con la gente del país y aprender mucho de sus costumbres.

Nosotros por mala suerte, y por querer ver demasiadas cosas, cogimos dos vuelos internos que no habíamos planificado, lo que supone un incremento en el presupuesto de 250 euros por persona.

No contratar Tours con agencias.

Aquí hay que elegir entre bajo precio y comodidad. Los Tours permiten ver muchas cosas en poco tiempo, y “olvidarse” de los problemas del tipo “hay que buscar hoy donde dormir” y “a ver como se llega a tal sitio”.

Para viajes de vacaciones de corta duración, creemos que son una buena idea si se va con el presupuesto suficiente, para optimizar todo lo que podemos visitar en nuestro destino e ir más relajados con todo organizado.

Sin embargo, para viajes de larga duración, es mejor asumir que no se puede ver todo, y que ir despacio (aunque se vean menos cosas) no es solo más barato, sino que te permite vivir el país más intensamente y de una manera mucho más real.

Aunque no nos arrepentimos de haber hecho el Tour en India pues nos permitió conocer Rajasthan cómodamente, no volveríamos a coger un Tour, pues hemos aprendido que viajando a nuestro ritmo, y no de manera organizada, nos hace más felices y nos permite exprimir cada esquina de cada ciudad con calma.

Los restaurantes para turistas manejan precios muy superiores a los precios locales.

Por supuesto a todos nos gusta comer “un capricho” que nos recuerde a casa de vez en cuando, pero comer todos los días “comida western”, no solo encarece muchísimo el precio del viaje, sino que hará que os perdáis la gastronomía de cada lugar, ¡y es una pena!

Nosotros cada vez nos hemos hecho más fans de lo que llamamos entre nosotros cariñosamente “antros”, que no son más que restaurantes para la gente local donde se puede disfrutar de la comida que de verdad cocinan allí.

Ojo, porque hay que tener cuidado con no pasarse en buscar “antros” muy “antros”, sobre todo porque en algunos países como en India, ¡el nivel de picante que manejan es impensable para nosotros!

Tipos de alojamientos: lógicamente cuanto más lujo queramos, más vamos a pagar por ello.

Por tanto, deberéis buscar alojamientos acordes a vuestro presupuesto y “nivel tolerable de higiene”, ya que hay que tener en cuenta que el nivel de higiene asiático considerado aceptable, no es el mismo que el occidental.

Los alojamientos con cocina al estilo albergue juvenil de Europa aún no se han extendido mucho por estas zonas y no es tan fácil encontrarlos. Si podéis, tener cocina abaratará mucho la parte de “comidas” y permite preparar comidas de las que se echan mucho de menos en viajes de larga duración.

Por último, los precios que muchos alojamientos ofrecen por internet son más caros que el precio que te ofrecen si preguntas directamente en el establecimiento ¡Recordad que aquí todo se regatea!

Por ejemplo, nosotros en Leh estábamos en una guesthouse que ofrecía por Airbnb un precio de 15 euros la noche por persona (y que otras personas habían aceptado antes de viajar y estaban pagando), y a nosotros, solo llegando allí y preguntando, nos ofrecieron directamente 6.5 euros por persona incluyéndonos la cena.

Si vais con tiempo, y no os importa la incertidumbre del día a día (al principio es horrible, pero te acostumbras), buscar alojamiento directamente en la ciudad hablando directamente con los dueños puede reducir el precio considerablemente.

 

Así pues, estos han sido nuestros gastos en los comienzos del viaje. Esos primeros momentos nos los habíamos tomado a modo vacacional y de adaptación a este nuevo estilo de vida viajera. Como os hemos contado podríamos habernos ahorrados un buen puñado de euros, ¡pero de todo se aprende! Esperamos que os pueda servir de ayuda a la hora de estimar vuestros gastos en vuestros futuros viajes. 

¡Hasta la próxima amiguitus!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More